TAIGER – el tigre internacional en IA Entrevista exclusiva con fundador y CEO Sinuhé Arroyo

Sinuhé Arroyo, TAIGER

Entrevista exclusiva con Sinuhé Arroyo, fundador y CEO de TAIGER, pionera mundial en soluciones de automatización cognitiva con sede en Singapur, sobre el largo viaje de startup que le llevó de Europa a Estados Unidos y a Asia, el impresionante crecimiento de TAIGER a lo largo de los años, sus ideas sobre la recaudación de capital y la posible incursión de TAIGER en el espacio de las criptomonedas. Esta entrevista se realizó originalmente en inglés.

Sinuhé Arroyo, TAIGER

Sinuhé, ¿podrías hablarnos un poco de ti y de cómo llegaste a fundar TAIGER en 2009?

Nací en España, en un pequeño pueblo llamado Segovia a unos 100 kilómetros al norte de Madrid. Aprendí a programar cuando tenía 10 años, después de que mi padre comprara nuestro primer PC – un Amstrad CPC con 128 kilobytes de memoria – según recuerdo. Por cierto, ¡también fue mi primer año de juego! En cualquier caso, eso despertó mi interés por los ordenadores, e hice un máster en informática en la Universidad de Málaga, que es una universidad tremenda con puntos fuertes en IA, criptografía y un par de áreas más. Al graduarme, me fui a trabajar en el boom de las puntocom, pero después de dos años, lo dejé para hacer el doctorado.

Elegí Austria para hacer mi doctorado porque tenían el que en aquel momento era el mejor centro de investigación para mi área de interés, la tecnología de la web semántica. Tuve la suerte de estar en Innsbruck, así que pude practicar mi otra pasión, que era el esquí. Terminé mi doctorado con bastante rapidez, durante el cual me di cuenta de que no quería ser académico. Volví a la industria y pasé un par de años en una empresa de seguridad y conectividad, en la que, excepcionalmente para mi perfil, pude conocer la actividad de las OPI y las fusiones y adquisiciones, tras lo cual decidí que era el momento de crear mi propia empresa, y así nació TAIGER.

Tomé mi investigación y traté de traducirla en una empresa. Decir que no fue fácil es quedarse corto. Uno no se convierte en empresario sólo por decir que quiere serlo. El primer año fue realmente un año de descubrimiento. Esencialmente, éramos una solución tecnológica que buscaba un problema que resolver, y nos llevó mucho tiempo y mucha iteración encontrar el encaje correcto en el mercado.

Con el tiempo, construimos nuestro primer producto, un motor de búsqueda semántica. Aunque fue un producto notablemente difícil de vender, ya que es difícil demostrar el retorno de la inversión (ROI) asociado a este tipo de productos, hoy es uno de nuestros productos más exitosos. Conseguimos unos 400,000 euros de financiación inicial y, posteriormente, trasladamos la empresa de Austria a Chicago.

Elegimos Chicago porque yo había terminado mi MBA ejecutivo en la Booth School of Business de la Universidad de Chicago, lo que significaba que había establecido una sólida red allí. También pensamos que Chicago sería el mercado adecuado para empezar a vender nuestro producto.

Luego, ¿cómo se convirtió Chicago en Singapur?

Sinceramente, nuestro tiempo en Chicago no fue tan exitoso como esperábamos. Estuvimos dos años allí y no nos funcionó, así que empezamos a mirar a nuestro alrededor. En concreto, nos dimos cuenta de que necesitábamos mucho más dinero -mucho más que medio millón- si queríamos jugar en el mercado estadounidense, así que miramos a otras regiones. Asia, en particular, tenía mucho crecimiento y apetito, pero estaba desatendida, así que empezamos a buscar en países concretos. Descartamos países como Japón, Corea del Sur y China debido a las diferencias culturales y lingüísticas, y al final decidimos que Singapur era la mejor ubicación, sobre todo para una empresa B2B como TAIGER, por su posicionamiento en la región, así como por su infraestructura y entorno empresarial.

En Singapur, empecé a relacionarme con diferentes contactos. En concreto, conocí a la Infocomm Media Development Authority, que quería crear un asistente virtual. Teníamos un programa que encajaba, así que pensamos en presentarnos a la licitación pública convocada. Todo el mundo nos dijo que estábamos locos por presentarnos a un concurso público, porque en muchos otros países sólo puedes ganar concursos públicos si tienes contactos dentro, y en general los procesos no son muy transparentes. Pero sabíamos que Singapur era un país limpio y meritocrático, así que confiábamos en que, si teníamos el mejor sistema y valor, ganaríamos la licitación. Así fue, superando a grandes empresas como IBM Watson y Nuance. Eso causó un gran revuelo.

Luego ganamos el siguiente concurso, también de una entidad pública, la Fiscalía General, por un valor de 1.5 millones de dólares de Singapur. Luego ganamos un tercero, esta vez convocado por la Oficina del Primer Ministro. Todo esto ocurrió en el mismo año, así que tuvimos un tremendo 2015.

A partir de ahí, levantamos nuestra Serie A en 2017, momento en el que habíamos cuadruplicado el valor de nuestra empresa.

Sólo por curiosidad, ¿cómo se eligió el nombre de TAIGER para la empresa?

La respuesta es un poco personal. Mi esposa es vietnamita y observa el zodiaco chino (un ciclo de 12 años basado en el calendario lunar en el que cada año está representado por un animal). Yo nací en el Año del Tigre, así que su apodo para mí es Tigre. No me gustaba el nombre original de la empresa, así que tomé la palabra “tigre” en inglés (la cual es ‘Tiger’) y cambié la ortografía para incluir “AI” con el fin de representar lo que hace nuestra empresa.

¿Cómo ha afectado COVID a la empresa hasta ahora y cuáles son tus prioridades actuales?

Lo más inmediato fue el cierre de los mercados debido a la COVID y tuvimos que posponer nuestra recaudación de fondos de la serie B. Sin embargo, ahora, en junio de 2021, me complace decir que TAIGER ha vuelto a crecer con fuerza. Hemos tenido un primer trimestre tremendo y hemos superado nuestras reservas en un 200%. Los ingresos también están por encima de las expectativas.

En nuestro negocio, todo gira en torno al crecimiento. Hasta COVID, TAIGER había crecido un 400% interanual, lo que es realmente increíble y, por supuesto, algo que nuestros inversores adoran. Ahora que el impacto inicial de COVID ha disminuido, esperamos volver al hipercrecimiento que solíamos ver. Esto también es muy emocionante y gratificante para nuestro equipo.

En consecuencia, también nos ampliaremos. En la actualidad contamos con unas 160 personas y esperamos pasar a más de 200 a finales de este año. Eso significa que también es muy importante crear y fomentar la cultura, la comunicación y la motivación adecuadas en la empresa.

Las asociaciones también son fundamentales. Queremos asociarnos como si no hubiera un mañana.

Por último, pero no menos importante, ¡también queremos seguir divirtiéndonos!

¿Cuáles son los motores de crecimiento de TAIGER?

Queremos añadir nuevos sectores, mercados y clientes. Nuestras herramientas y plataformas son realmente agnósticas en cuanto a idiomas y sectores, por lo que estamos abiertos a todos y cada uno de los nuevos proyectos.

El núcleo de nuestro equipo está actualmente en Singapur, y tenemos presencia en Dubai, España y México. En España, tenemos una oficina principal y de ventas en Madrid y un laboratorio de I+D en mi ciudad natal, Segovia, donde nos asociamos con el gobierno regional para crear empleos de alta calidad.

También trabajamos constantemente en nuevos proyectos, muchos de los cuales mantenemos en secreto. Dicho esto, también participamos en muchos proyectos financiados con fondos públicos, lo que nos permite participar en las últimas investigaciones y desarrollos tecnológicos e incorporarlos a nuestros productos en beneficio de nuestros clientes.

¿Cómo valoras el ecosistema de talento de la IA en Singapur?

Hay mucho talento y muchos recursos y programas de formación, desde las universidades hasta los politécnicos. Si alguien quiere aprender sobre IA, es muy fácil encontrar un programa o un curso que le convenga. La ciencia de los datos es un campo de gran actualidad, aunque creo que probablemente esté sobresaturado.

En general, Singapur se toma muy en serio la inversión en sectores que cree que son el futuro, como la biotecnología, la computación cuántica y, por supuesto, la IA. El gobierno ha trazado una hoja de ruta y está haciendo un enorme esfuerzo para atraer más empresas y talento a Singapur.

El mercado laboral es actualmente muy competitivo para los empleadores. Hay tanta demanda de ingenieros y científicos de datos que los candidatos tienen muchas opciones, lo que obviamente está haciendo subir los precios. Mucha gente se traslada simplemente por un mayor salario, y eso es un problema. Sin embargo, en TAIGER creemos que podemos atraer a candidatos fuertes no solo por el dinero, sino también por nuestra cultura y nuestra tecnología.

Si hablamos de la IA, podemos mirar el ahora, el después y el futuro a largo plazo. Nuestras necesidades dependen del problema que queramos resolver y de la escala temporal. Hay aspectos más amplios de la IA y la tecnología avanzada a largo plazo cuyas necesidades no se comprenden ni se satisfacen actualmente. Dicho esto, creo que el gobierno de Singapur está al tanto de esto e intenta preparar la economía y la mano de obra para el futuro en la medida de lo posible.

Dado que la IA es un campo tan candente, ¿afectó eso a la experiencia de TAIGER en la recaudación de fondos, en términos de experiencia de los inversores o de sobresaturación de empresas de IA, por ejemplo?

Para ser sinceros, muchos inversores no entienden realmente las tecnologías de IA. Su papel es apostar por la empresa y sus proyectos. Tienen que estar informados sobre el sector y saber un poco sobre él, pero no necesitan entender los aspectos técnicos de la tecnología en sí. La recaudación de fondos tiene que ver con el equipo fundador y quizás con el producto en las primeras rondas, y con el crecimiento en las rondas posteriores.

La IA está muy de moda hoy en día, pero los inversores también son lo suficientemente inteligentes como para discernir entre las empresas emergentes que han desarrollado sus propias tecnologías y las que simplemente añaden la palabra “IA” a sus lanzamientos. No se es una empresa de IA sólo porque se utilicen tecnologías de IA.

Al mismo tiempo, también me he encontrado con inversores que me preguntaban si nuestra IA era de IBM o de Google. Eso puede ser un poco frustrante, pero creo que el conocimiento general de la IA está mejorando. Siempre explico, por ejemplo, que la IA no es solo aprendizaje automático. Para ser sincero, cuando empecé con TAIGER, ni siquiera sabía nada sobre el aprendizaje automático. Pero hoy en día, creo que hay más conciencia de que las herramientas actuales de IA tienen limitaciones y que no pueden resolver todos los problemas que tenemos, pero se están desarrollando nuevas tecnologías de IA que podrían hacerlo. Todavía no hay tantas empresas de IA de tecnología profunda como me gustaría, pero las cosas están mejorando lentamente.

¿Cuáles son tus aspiraciones a largo plazo para TAIGER? Digamos, ¿en los próximos cinco o siete años?

Tenemos previsto seguir construyendo y creciendo a medio plazo, y después, bueno, o bien sigues expandiéndote, o te adquieren, o sales a bolsa, ¿no? Estamos abiertos a todas estas opciones. Si crecemos al tamaño adecuado, podríamos empezar a adquirir empresas propias para escalar más rápido, y luego eventualmente mirar la posibilidad de una OPI. Eso sería la guinda del pastel, pero no es necesariamente nuestro objetivo final. La financiación pública es muy diferente de la financiación privada, y dirigir una empresa pública es muy diferente de dirigir una empresa privada. Habiendo estado en ambos lados de la ecuación, las tensiones y los requisitos son completamente diferentes.

Desde un punto de vista más personal, después de haber pasado por el mundo académico, el empresarial y el de las startups, ¿tiene alguna idea o aprendizaje que le gustaría compartir?

Creo que el éxito de cualquier empresa está directamente correlacionado con la capacidad del fundador o CEO de aprender y entender el mundo. Si hubiera sabido hace tres años lo que sé ahora, la empresa habría crecido mucho más rápido. Si me preguntas lo mismo tres años después, seguro que te digo lo mismo.

Por eso es tan importante contar con los mentores y el consejo de administración adecuados para guiarle. Esto es aún más cierto a medida que la empresa crece, porque el fundador está muy involucrado en el funcionamiento y la operación de la empresa al principio, cuando la empresa es pequeña, pero una vez que la empresa crece, el CEO tiene que liderar y motivar en lugar de hacerlo todo él mismo. Mi trabajo ahora ya no consiste en hacer. No me siento a programar, sino que me paso el día hablando con la gente. Tengo un equipo de personas que dirigen la empresa para que yo pueda centrarme en el liderazgo y la creación de valor.

Una última pregunta: ¿qué estás leyendo actualmente?

Estoy leyendo mucho sobre las criptomonedas. Nunca he estado tan entusiasmado con nada como con las criptomonedas, desde que empecé a investigarlas el año pasado. Creo sinceramente que va a cambiar el mundo. El próximo Google o Facebook vendrá del espacio de las criptomonedas, y alterará la forma en que hacemos cualquier cosa en el mundo. La gente ha comparado el auge de las criptomonedas con el auge de las puntocom, pero para mí, la diferencia crucial es que las criptomonedas no dependen de los inversores privados, al menos no exclusivamente. La riqueza proviene de los propios tokens. Incluso si cometen errores, lo cual es normal, el sector puede sostenerse por sí mismo

De hecho, estoy tratando de encontrar formas de llevar a TAIGER al espacio de las criptomonedas, y ya tengo un par de ideas en las que estamos trabajando, así que… ¡estén atentos!

Deja un comentario