Degustación de empresas: desde Singapur a Brasil y México Entrevista exclusiva con Director de Asesoría en Innovación Aik Lam Khor

Aik Lam Khor, IPI Singapore

Aik Lam Khor, Director de Asesoría en Innovación de IPI Singapur, una filial de la agencia gubernamental de desarrollo empresarial del país, Enterprise Singapore, que se centra en la innovación, reflexiona sobre su carrera y algunos aspectos destacados y aprendizajes de su estancia en Brasil y México en esta entrevista exclusiva. Esta entrevista fue realizada originalmente en inglés.

Aik Lam, ¿podrías hacernos un breve resumen de tu trayectoria profesional y destacar algunas de las experiencias más transformadoras?

Me formé como ingeniero civil. Mi primer trabajo fue en el sector privado, en una importante empresa constructora japonesa, antes de entrar en una organización del sector público, la Junta de Desarrollo Económico de Singapur (EDB por sus siglas en inglés). Entre las diversas funciones que desempeñé, tuve la suerte de tener la oportunidad de trabajar en la entonces Unidad de Negocio Estratégico (SBU por sus siglas en inglés) de Propiedad Intelectual (PI), que complementaba el esfuerzo de la organización por atraer inversiones extranjeras directas a Singapur.  Este periodo de tiempo fomentó mi interés por el modelo de negocio de la PI y fue un factor clave en mi traslado a la Oficina de Propiedad Intelectual de Singapur (IPOS por sus siglas en inglés), la autoridad nacional que registra y es responsable de la administración de los derechos de PI en Singapur. Me incorporé como pionero en el recién creado equipo de desarrollo empresarial de la IPOS para ayudar a las empresas a utilizar los activos intangibles y la PI para crecer. Durante ese tiempo, me dediqué a las empresas locales, especialmente a las pequeñas y medianas empresas (PYMES), para que apreciaran mejor el poder de la PI en las empresas, en un momento en que el propio concepto de PI era todavía bastante incipiente.

En poco tiempo, me incorporé a Enterprise Singapore, o ESG por sus siglas en inglés (entonces conocida como IE Singapore), una agencia que defiende el desarrollo de las empresas, lo que incluye ayudarlas a internacionalizarse. En el último puesto, fui el director regional del Grupo, facilitando diversos intereses comerciales y de internacionalización que las empresas singapurenses tenían en la región de América Latina y el Caribe, donde me basé para dirigir los equipos en Sao Paulo y Ciudad de México. Una vez finalizado este destino de tres años, regresé a Singapur y desde entonces he sido destinado a IPI, una filial de ESG, que actúa como catalizador de la innovación para las empresas. Es una misión muy interesante para mí, ya que participé en la creación de IPI hace diez años.

Desde su fundación, IPI ha facilitado las asociaciones tecnológicas entre empresas. Su premisa es el concepto de innovación abierta: animar a las empresas a trabajar juntas para co-crear soluciones en lugar de tener una mentalidad de “no inventado aquí” [la tendencia a evitar el uso de ideas, productos o servicios de fuentes externas]. Hasta ahora, IPI ha facilitado más de 25 colaboraciones tecnológicas al año durante la última década.

Actualmente, dirijo la nueva División de Asesoramiento en Innovación de IPI, que se ocupa de las empresas de varios sectores – como el alimentario, el de la tecnología médica, el del cuidado personal y el aeroespacial – para ofrecer orientación personalizada en relación con las soluciones tecnológicas y de innovación, así como con el desarrollo empresarial, en colaboración con veteranos del sector.

En pocas palabras, mi carrera en las últimas dos décadas se ha centrado en el desarrollo, la estrategia y la planificación de la empresa, con un gran interés hacia el modelado de negocios y la creación de soluciones tecnológicas.

Desde tu punto de vista, ¿podrías compartir algunas ideas sobre el actual ecosistema de innovación y transferencia de tecnología en Singapur? Muchos observadores han comentado que, a pesar de que el entorno de innovación e I+D es fuerte, con muchos incentivos y buenas infraestructuras, no vemos muchas empresas autóctonas de éxito.

Singapur ha hecho mucho hincapié en la investigación aplicada durante las últimas décadas. En general, las distintas instituciones adoptan una perspectiva basada en la demanda, en consulta con las industrias para anticipar la demanda y las tendencias del futuro, de modo que puedan orientar el esfuerzo de I+D hacia las necesidades reales. Aunque el esfuerzo que se realiza entre bastidores puede no ser obvio para el público en general, son muchas las interacciones y colaboraciones que se producen en cualquier momento entre esas instituciones y las industrias. Esta colaboración público-privada es una base importante para que las grandes ideas se conviertan en aplicaciones innovadoras.

En mi opinión, la falta de historias de éxito locales tiene más que ver con la edad y el tamaño del país. Lo explico: Singapur es una nación muy joven con una herencia comercial. La ciudad estado era antes un humilde pueblo de pescadores que se convirtió en el centro de comercio y transbordo que vemos hoy, así que el crecimiento y la prosperidad de muchos nacieron de la mentalidad y las habilidades de los comerciantes. En cambio, países como Alemania tienen una sólida historia de fabricación. Su mentalidad y habilidades son las de un fabricante. Aunque Singapur tiene un sólido sector manufacturero, nuestro comercio triplica nuestro PIB, lo que es uno de los ratios más altos del mundo. Así que se necesitará tiempo para preparar a una generación con mentalidad de ‘creador’ y para que los emprendedores en serie acumulen la experiencia pertinente en su haber.

En términos de tamaño, tenemos menos de seis millones de habitantes, de los cuales el 30% son no residentes. Esto significa que Singapur no solo tiene un tamaño de mercado limitado que pueda sostener a los unicornios por sí mismo, sino que también tiene una pequeña base de emprendedores experimentados para empezar, a pesar de que Singapur tiene una cultura de apoyo y una alta disponibilidad de capital.

Pero estamos en el buen camino. Este mismo mes (agosto 2021), Singapur ocupó el cuarto lugar del mundo en cuanto a la rapidez con la que sus empresas emergentes se convirtieron en unicornios, según una clasificación mundial del sitio web británico de comparación de precios Money.co.uk. El mes pasado, Singapur también obtuvo el primer puesto en la clasificación mundial de KPMG de los principales centros de innovación tecnológica fuera de Silicon Valley/San Francisco.

Estoy seguro de que las recientes noticias positivas sobre las startups, como la consecución del estatus de unicornio por parte de PatSnap en marzo de este año, seguirán inspirando a otras empresas y emprendedores prometedores para que mantengan sus ojos en la pelota y sigan siendo resistentes. Esperemos que en un futuro próximo veamos a más empresas aventurarse en el mercado global y unirse al grupo de empresas de éxito.

En cuanto a su experiencia en América Latina, estuviste en Brasil y en México. ¿Te encontraste con algún choque cultural al llegar, y cuáles son algunos de sus recuerdos de esa región?

Estaba muy emocionado por ir a América Latina. Hubo que acostumbrarse a los desafíos culturales iniciales, como no poder conversar en inglés o mandarín para las interacciones cotidianas, pero en general fue una agradable sorpresa para mí y mi esposa, que se trasladó para acompañarme. En general, los latinos son extremadamente amables y muy acogedores. Por ejemplo, cuando viajo a otros países, es muy común ver a los latinos en el avión charlando muy animadamente. Enseguida te das cuenta de que, a menudo, ¡son desconocidos que acaban de conocerse! Son muy cálidos y, en general, extrovertidos. Esto es muy diferente de las culturas asiáticas, que tienden a ser más reservadas. Mientras caminas por las calles de Brasil o México, o simplemente al entrar en los ascensores, es muy normal que los desconocidos te saluden. En Singapur, en cambio, es raro que esto ocurra.

Desde el punto de vista empresarial, ¿hubo que hacer algún ajuste, sobre todo teniendo en cuenta que Singapur es un país tan regulado que pone mucho énfasis en la eficiencia?

En general, mi equipo se dirigía a los grandes conglomerados de América Latina, tanto locales como multinacionales, por lo que, en ese sentido, su cultura empresarial no era tan diferente de la de Singapur. Conceptos como los KPI (‘indicador clave de rendimiento’ por sus siglas en inglés) y el ROI (‘retorno sobre la inversión’ por sus siglas en inglés) existen en las grandes empresas de casi todo el mundo. Dicho esto, los singapurenses y los asiáticos en general tienden a ser más conservadores y cuidadosos cuando se trata de negocios. Pero en América Latina, puede ser útil mostrar entusiasmo porque la gente valora la pasión y la ambición. Esto no quiere decir que sea una cuestión crítica que afecte a la negociación o al cierre del trato. Sin embargo, es importante ser consciente de esta diferencia para poder apreciar de dónde viene la contraparte.

En el contexto empresarial, las culturas latina y asiática se parecen en que la creación de relaciones es muy importante. Puede que lo expresemos de forma diferente, pero en última instancia, la construcción de relaciones es clave en ambas regiones. Aún hay que representar a la agencia o a la empresa para la que se trabaja de forma profesional, pero también ayuda cultivar al mismo tiempo una relación personal con el punto de contacto, lo que puede ayudar mucho a abrir puertas y facilitar la conversación.

Uno de los obstáculos para que los intercambios comerciales entre Asia y América Latina sean eficaces es la diferencia horaria. ¡Puede llevar una semana entera de intercambio (por correo electrónico) sólo para encontrar una hora común para una teleconferencia! Junto con la distancia y las barreras lingüísticas, puede ser un reto conseguir que los responsables de la toma de decisiones de ambas partes realicen llamadas de negocios a primera hora de la mañana o a última hora de la noche.

En los últimos años, los inversores y las empresas asiáticas parecen haberse interesado más por la región latinoamericana. ¿Cómo crees que esto afectará a las empresas de Singapur que hacen o quieren hacer negocios allí?

No se trata de un juego de suma cero, sino de una tendencia positiva. Cuantos más inversores y empresas de distintos países asiáticos se interesen por explorar América Latina, más se familiarizarán los latinos con las formas asiáticas de hacer negocios y, en consecuencia, más probabilidades habrá de corresponder mirando el potencial del mercado en Asia. Lo mismo ocurre a la inversa: si más empresas latinas se interesan por Asia, los países asiáticos se familiarizarán más con la cultura y el potencial del mercado de América Latina.

Actualmente, el grueso de las empresas asiáticas en América Latina es de China, Japón y Corea del Sur. Espero que haya más empresas del sudeste asiático que aprovechen el potencial de América Latina. Esto está empezando a suceder. Sea Group, el mayor unicornio del sudeste asiático, ya ha establecido su presencia en América Latina.

Para las empresas asiáticas que miran a América Latina y viceversa, ¿qué tipo de verticales serían de interés para ambas partes?

Históricamente, el comercio y las infraestructuras son las dos verticales de la industria que interesan a ambas regiones. Desde las plataformas offshore hasta el comercio del café, las empresas de estos verticales de una región han establecido su presencia en la otra.

Últimamente, parece que las empresas centradas en la tecnología están encontrando oportunidades. Esto tiene sentido, ya que la tecnología y los nuevos modelos de negocio trascienden las fronteras físicas y el idioma, y generalmente implican un gasto de capital bajo o nulo. Sitios de comercio electrónico como MercadoLibre, por ejemplo, con sede en Argentina, pueden ser consultados por personas de cualquier parte del mundo.

Sin embargo, la realidad es que las dos regiones siguen estando muy distantes, cultural y geográficamente. La familiaridad importa en los negocios, y para muchas empresas de Singapur, siguen mirando primero al sudeste asiático y Asia-Pacífico porque están más familiarizados con estos lugares. Si tomamos 100 singapurenses, probablemente menos de diez hayan estado alguna vez en América Latina, y quizá sólo uno o dos hayan vivido o trabajado en la región. Ese desconocimiento es una barrera para hacer negocios. Lo mismo ocurre desde el otro lado: los latinos están cultural e históricamente más cerca de Estados Unidos y Europa que de Asia. Pero con el tiempo y las nuevas tecnologías, creo que se descubrirán más oportunidades y se tenderán más puentes entre las dos regiones.

Para terminar, en un plano más personal, ¿qué les dirías a las empresas latinoamericanas que buscan oportunidades de negocio en Asia? ¿Cómo les presentarías Singapur?

La verdad es que Singapur está tan bien considerado a nivel internacional que no creo que tenga que hacer mucha propaganda. En general, todas las personas con las que he interactuado tenían una impresión positiva de Singapur, ya sea por los numerosos reconocimientos de este país, como la alta puntuación en la clasificación PISA de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el hecho de tener un aeropuerto calificado como el mejor del mundo, o por las imágenes del impresionante horizonte de Singapur y sus limpias calles, como las que se ven durante las carreras nocturnas de Fórmula 1 o en la película Crazy Rich Asians.

Singapur es también un excelente centro desde el que acceder a la región de Asia-Pacífico. Aunque el mercado nacional de Singapur no es lo suficientemente grande para la mayoría de las empresas latinoamericanas, está bien posicionado geográfica y culturalmente para que las empresas globales puedan acceder fácilmente al interior de Asia. Asia continuará siendo un fuerte motor de crecimiento en el futuro inmediato, por lo que es lógico que las multinacionales orientadas al crecimiento encuentren una buena base para participar en esta región. La estabilidad del entorno político y empresarial de Singapur, así como su buena calidad de vida, hacen que me resulte fácil animar a los amigos de América Latina a considerar seriamente Singapur como su base regional.

Quiero añadir que también hay oportunidades para las empresas de Singapur en América Latina. Al igual que el Sudeste Asiático, América Latina es una región heterogénea de más de 600 millones de personas con culturas e idiomas algo diferentes. Por lo tanto, aquellos que puedan navegar y resolver los retos del sudeste asiático, como la logística transfronteriza o el pago por móvil, deberían considerar también la posibilidad de explorar los mercados latinoamericanos.

Por último, se van a cumplir dos años desde que dejó Brasil. ¿Qué es lo que más echas de menos de América Latina?

Sin duda, la comida. Me encanta la comida callejera en la mayoría de los países, y la cultura de la comida callejera en América Latina es increíble. Los vinos de Chile y Argentina también son increíbles. Disfruté especialmente de los Malbec.

Al vivir y trabajar en el extranjero, mi mujer y yo nos sumergimos en la cultura y la mentalidad locales. El tiempo que pasamos allí cambió nuestra perspectiva de la vida. Vimos cómo la gente podría estar contenta y alegre a pesar de los retos y las circunstancias que les rodeaban. Esto es algo que no habríamos experimentado si no hubiéramos vivido en América Latina. La importancia de vivir en el presente y apreciar lo que se nos ha dado – la naturaleza, la cultura, la gente que nos rodea – fue una epifanía para ambos.

Deja un comentario